gif gobierno

Vacunas y refuerzos COVID en embarazadas: qué dicen los datos de un estudio realizado en 18 países

Salud 22/01/2023 Por Mauro F
Desde que el SARS-CoV-2 se convirtió en pandemia, las embarazadas fueron consideradas como grupo de riesgo ante la infección. El motivo, palabras más o menos, son las modificaciones que realiza el organismo de la madre para permitir el crecimiento del bebé y evitar el rechazo fetal. A medida que avanzó el COVID por el planeta y se desarrollaron vacunas, se desplegaron decenas de especulaciones sobre el comportamiento que deberían abordar las gestantes. Sin embargo, fue la ciencia la que puso el microscopio y comenzó a desentrañar esta situación.
mujer-embarazada-recibiendo-una-vacuna

Por razones lógicas, realizar estudios con un gran número de participantes fue uno de los primeros problemas. Solo tienen 9 meses para analizar cualquier comportamiento y, además, son grupos poblacionales reducidos en relación con la población general. Incluso, la dinámica del propio SARS-CoV-2, que generó variantes y subvariantes, provocó un escollo extra.

Ahora, un reciente estudio publicado en la revista The Lancet y realizado en 18 países (41 centros de salud) no solo advirtió un mayor riesgo de complicaciones por Ómicron en las embarazadas, sino que además evaluó la protección de las vacunas, analizando su efectividad dependiendo de la plataforma, y la importancia de la vacunación completa (incluidos los refuerzos).

“Este estudio es el segundo de esta serie”, explicó el doctor José Villar, autor principal del trabajo y profesor de medicina perinatal del departamento de la mujer de la Universidad de Oxford. Este argentino, que se desempeña en el Reino Unido, también fue la cabeza de otro importante trabajo. De hecho, fue el primero que logró medir a gran escala el impacto del SARS-CoV-2 en las embarazadas.

“En marzo de 2020 decidimos que había que estudiar el efecto del COVID en el embarazo, porque no se quería vacunar a las embarazadas. Pero a las embarazadas se las vacuna con virus y plataformas similares. Como no encontramos esa información, decidimos que teníamos que hacer un estudio global único para contestar esta pregunta”, relató.

Ese primer estudio fue publicado en la revista JAMA en 2021. Según se desprende del documento, los expertos lograron detectar que “las mujeres con diagnóstico de COVID-19 tenían un mayor riesgo de un índice compuesto de morbilidad y mortalidad materna. Los recién nacidos de mujeres con diagnóstico de COVID-19 tuvieron un índice de morbilidad neonatal grave y un índice de morbilidad y mortalidad perinatales significativamente más altos en comparación con los recién nacidos de mujeres sin diagnóstico de COVID-19″.

Ahora, los hallazgos también indican un mayor riesgo de cuadros graves y complicaciones en el embarazo y parto ante la infección por Ómicron, pero advierte la protección que brindan las vacunas con refuerzo ante este panorama.

“En febrero de 2022, con Ómicron como variante predominante, decidimos repetir este estudio multicéntrico y contestar cuán malo era ahora Ómicron, que provocaba más infecciones pero con menos muertes. Además, queríamos conocer el efecto de las vacunas, sobre todo para proveer información científica y contrarrestar opiniones conflictivas que muchas veces circulan”, explicó Villar.

Según detalló, para hacerse con esta información, INTERCOVID 2022 (nombre que le dieron a la investigación) debía realizarse como “un estudio decisivo grande para estudiarlo en los mismo países y regiones que habíamos utilizado para el trabajo anterior”. En total fueron 41 hospitales, de 18 países: Argentina, Brasil, Egipto, Francia, Indonesia, Israel, Italia, Japón, México, Nigeria, Macedonia del Norte, Pakistán, España, Suiza, Turquía, Reino Unido, Uruguay y Estados Unidos.

Asimismo, advirtieron que se elevó el “riesgo de preeclampsia entre las mujeres con síntomas graves. Las mujeres obesas/sobrepeso con síntomas severos tenían el mayor riesgo de morbilidad materna y complicaciones severas”.

En contraposición, los científicos señalaron que “las mujeres vacunadas estaban bien protegidas contra los síntomas y complicaciones graves del COVID-19 y tenían un riesgo muy bajo de ingreso en una unidad de cuidados intensivos”. “La prevención de los síntomas y complicaciones graves del COVID-19 requiere que las mujeres se vacunen por completo, preferiblemente también con una dosis de refuerzo”, indica el escrito.

“Pudimos cuantificar de una forma clara y robusta, desde el punto de vista estadístico, el efecto positivo de las vacunas, que era una situación que no estaba clara, y la falta de efectos negativos de la vacunación en embarazadas”, detalló Villar. “Este estudio tiene la fuerza del número de casos para poder contestar la pregunta”, remarcó.

Te puede interesar